Obesidad

"La obesidad es una enfermedad, que constituye un síndrome"

Es la expresión de múltiples causas que se manifiesta por exceso de masa corporal, a expensas del tejido graso.

La Organización Mundial de la Salud, define la obesidad según el IMC (Indice de Masa Corporal), que se toma dividiendo el peso actual con la talla en metros al cuadrado.
Clasificación según OMS:

Bajo peso ______< 18.5




Peso normal ______18.5-24.9
Sobrepeso ______25-29.9
Obesidad Tipo I ______30-34.9
Obesidad tipo II ______35-39.9
Obesidad tipo III ______> o = 40

Con todos estos criterios se reconoce al paciente y luego se estima la distribución de la grasa por medio de la medición de los diámetros corporales (brazos, pecho, cintura, etc.).

La ubicación de la grasa en abdomen tiene mayor incidencia de riesgos para la salud.

Los candidatos para un programa de tratamiento de manejo de peso, son aquellos que tienen más del 10% del peso estimado y/o los que presentan asociaciones mórbidas o factores agravantes como el tabaquismo, el exceso en la ingesta de alcohol, etc.

En los últimos trabajos científicos se ha podido documentar que cortos periodos de descenso de peso, proveen mejorías marcadas en la salud.
Estudios a largo plazo indican que la ganancia de peso, recaída o recupero, puede ser satisfactoriamente controlada.

Los aspectos más importantes en el tratamiento de la obesidad, son:

  • Los beneficios asociados con la perdida de peso.
  • La recuperación social del individuo y el aumento de la autoestima.
  • La reinserción laboral.
  • El mantenimiento a largo plazo.

El tratamiento multidisciplinario, de la obesidad y el sobrepeso, y un seguimiento a largo plazo (hasta 5 años), garantizan una manutención del descenso de peso.
Y esto es muy importante, porque no se trata de bajar de peso para una ocasión, como ser un verano, una fiesta en particular, o el casamiento de un hijo, como para dar algunos ejemplos más frecuentes, sino se trata de poder mantener ese descenso logrado a través del tiempo, y lograr la famosa meseta, para que nuestro organismo reconozca que el peso que tenemos ahora es nuestro peso y no intente recuperarlo de alguna manera, como pasa frecuentemente, en los descensos de peso rápido.

Los tratamientos de la obesidad, deben incluir si o si un plan alimentario, por eso se debe olvidar de cualquier propaganda que diga, "Baje de peso sin hacer Dieta", porque esto sería imposible, por lo que estuvimos comentando recién.

Las calorías de los planes alimentarios deben ser controladas, y esto va en su beneficio.

Las calorías constituyen la única medida que nos indica el poder “engordante” que tienen los alimentos, en realidad, dichas calorías se relacionan con la capacidad que tienen los alimentos de proporcionarnos energía; ahora bien, la energía que no se usa, pasan a formar parte de un molesto reservorio, la gordura.

No existe una tabla calórica general, ya que para saber la cantidad correcta de calorías para cada individuo, se debe tener en cuenta la edad, el sexo, la talla, la complexión, la actividad y el desgaste físico.

Un buen tratamiento de la obesidad debe tener:

  • Una dieta o plan alimentario especifico y equilibrado.
  • Un plan de actividad física.
  • Un plan de educación y psicoterapia especial para casos específicos.
  • Una medicación si es necesaria.
  • Técnicas de adelgazamiento específicas como la Termoterapia, Mesoterapia (usadas también en celulitis), masajes reductores, etc.
  • En algunos casos especiales también se indica la cirugía.
  • Y otras técnicas complementarias, como pueden ser los masajes antiestrés y relajantes, tonificación, etc.


Podemos seguir hablando de los agravantes de la obesidad, pero lo ideal sería que ante cualquier duda se comunique con nosotros y le responderemos a sus inquietudes personales.
Además, este atento a todas las noticias del mundo de la medicina, donde estaremos informando todas las novedades de investigación sobre sobrepeso, obesidad, enfermedades relacionadas y todo lo que se refiere a los nuevos tratamientos.

(Ver Obesidad y Tiroides)