Celulitis

 

¿Que es la celulitis?

 

Se trata de una enfermedad (PEFE: Paniculopatía Edemato Fibro Esclerosa) que configura un desorden funcional y estético, que afecta principalmente a la mujer, se manifiesta por el edema (acumulación o retención de líquidos) y la acumulación grasa con alteración distrófica en algunas zonas del cuerpo.
 Estas alteraciones se producen en el tejido celular subcutáneo, tejido graso que se encuentra inmediatamente por debajo de la piel, y compromete la circulación de esa zona, incluyendo la piel que está por encima.
 El edema (retención de líquidos y proteínas) se comienza solidificar, constituyendo un tejido histopatogico muy similar a una gelatina (sustancia que procede de la transformación del colágeno del tejido conjuntivo por efecto de la cocción) y se va transformando de pequeños a grandes nódulos, que se unen a la piel por pequeñas fibrillas, conformando estructuras trabeculadas, que le dan el aspecto de “Piel de naranja” tan característico.

 

 ¿Por qué se origina la Celulitis?

La celulitis afecta mayormente a las mujeres por estar íntimamente relacionada con los distintas variantes hormonales que transcurre a través de su vida de una mujer. Las causas que la generan son varias y largas de enumerar, pero a los fines prácticos de la explicación, las podemos agrupar en:

1- Hereditaria: la forma física y el modelo corporal de la madre y/o abuelas, suelen corresponderse con la silueta de la paciente afectada por celulitis. Además conocemos la predisposición hereditaria que tienen la afecciones vasculares periféricas, como las várices.

 

2- Sobrepeso: puede complicar el cuadro y modifica las famosas curvas femeninas.

3- Alteraciones hormonales: muchas alteraciones hormonales se relacionan a la PEFE, pero la más habitual tiene que ver con la glándula tiroides.

 


4- Alteraciones depurativas: un buen funcionamiento hepato-gastro-intestinal, garantiza que no se acumulen toxinas en el organismo. Además, el riñón juega un rol importante en la eliminación de líquidos y toxinas.

5- Habito alimentario: es bien conocido que una mala alimentación, trae trastornos orgánicos y es productora de muchas enfermedades, la celulitis no es la excepción. Por eso se recomienda un cambio del habito alimentario y la realización de alguna dieta especifica en el caso de que el sobrepeso sea un factor agravante.

 

6- Embarazo: los cambios orgánicos-hormonales que ocurren durante la gestación, agravan la celulitis.

7- Medicamentos: existen fármacos que por sus características especificas pueden agravar la celulitis ( sobre todo aquellos que pueden retener líquidos y los hormonales).

 

8- Ejercicio físico: el sedentarismo es otro de los grandes factores en la producción del tejido celulítico.

9- Otras: aquí colocamos todos aquellos factores que son difíciles de clasificar pero que se conoce que inciden en la celulitis, como el café, tabaco, anticonceptivos. Enfermedades agravantes, trastornos psicoemocionales, fármacos psicotrópicos, antidepresivos, etc..

 

¿Cuáles son lugares más habituales de afectación?

Hay sectores de nuestro organismo que son muy característicos como la zona de muslo, la zona del pantalón de montar y los glúteos. Pero también pueden estar afectadas otras zonas como, el abdomen (panza), brazos, cuello, espalda, mamas, piernas y rodillas. 

Hay casos donde existe una afectación generalizada, esta forma generalmente se asocia a la obesidad.

¿Qué diferencia hay entre el grado y el tipo de celulitis?

 

La forma de describir los diferentes tipos de celulitis sirven principalmente para indicar los métodos y técnicas especificas de tratamiento médico, El proceso celulítico puede ser corporalmente generalizado o, lo que es mucho más frecuente ubicarse en zonas determinadas. Pero la consistencia nos permite clasificarla en:

1- Compacta:es aquella que afecta generalmente a mujeres jóvenes, con mucha tonicidad muscular y buen estado fisico y en las personas con exceso de peso y edema duro. La consistencia es dura a la palpación y habitualmente muy dolorosa a la exploración manual (pellizco y deslizamiento) y con los golpes o presiones en la zona afectadas.

 

2- Edematosa:tiene una consistencia pastosa muy característica, donde a la palpación quedan marcada las depresiones. Es muy común al comienzo de la afectación y en mujeres adolescentes. Afecta a muslos, rodillas y piernas.

3- Fláccida:la consistencia es esponjosa y la coexistencia con flaccidez de los tejidos es característica. Afecta a mujeres mayores, y en aquellas que realizan nada o poca actividad física. También es común en personas obesas que tenido un descenso brusco de peso.

 

4- Mixta:es la combinación de las anteriores en diferentes zonas. 

 

Vea también:

Como ganarle la guerra a nuestra enemiga

La forma de llegar a un buen diagnóstico

 Plan de remodelación